Parque Pachacamac

Lima, Perú

2019

Estatus: Concurso

Con la presencia en los medios de temas como el Muro Fronterizo entre Estados Unidos y México, y el peso que tiene la implementación de un borde físico entre Irlanda e Irlanda del Norte en las negociaciones de Brexit, los bordes tienen un impacto profundo en la actualidad. Aunque es evidente que generar un borde es necesario para la protección de sitios como el Santuario de Pachacamac, es necesario pensar en lo que la introducción de estos elementos puede generar a su contexto. Hasta el momento parecería que la relación entre el sitio y sus alrededores se presenta un tanto conflictiva, por lo que nuestro proyecto busca al mismo tiempo proteger el Santuario y dotar a sus vecinos con espacio público que dignifique el límite.

 

En lugar de proponer un muro divisorio entre lo que es Santuario y lo que no, proponemos trabajar la sección de este límite para difuminar un poco el mismo y de esta manera poder integrar el Santuario con su exterior.  Así lo que antes pudo haber sido un elemento divisorio es ahora un elemento integrador; lo que era un muro es ahora un espacio.

 

La forma de este elemento genera dos condiciones importantes en el sitio. La primera es que su forma cóncava puede albergar distintos programas de activación hacía la ciudad y limita el ingreso al Santuario, además de que actúa como una barrera que combate el ingreso de escombro y basura al sitio. La segunda condición es que la ligera pendiente en su otro extremo, que recuerda las rampas del sitio arqueológico, además de poder albergar otro tipo de programa funciona para extender visualmente los límites del Santuario al infinito borrando la presencia del borde que lo contiene. Un proyecto como este tiene la ventaja de con una sola pieza solucionar las diferentes necesidades puntuales del interior y el exterior.

 

Este elemento de borde es una pieza prefabricada que será transportada al sitio de manera que se pueda generar una economía de escala. Este sistema puede ser implementado en otros sitios patrimoniales y dado a que la solución es icónica e identificable puede ayudar a ligar las acciones en estos diferentes lugares bajo una red patrimonial.

 

La masa de la pieza logra un balance de tal manera que el soporte de la misma sea superficial y así reducir la necesidad de realizar excavaciones profundas, protegiendo los restos arqueológicos que pudieran existir en otros sustratos. Proponemos que el material de la pieza sea a partir de un concreto foto catalítico el cual debido a su composición ayuda a purificar el aire y combatir la polución del sitio.

 

Los elementos como muros o pavimentos que sean añadidos a la pieza prefabricada serán de barro generando una integración visual con los alrededores además de que este material ayudará al control de la humedad del sitio logrando un mayor confort térmico para sus usuarios.

 

La adición de las piezas prefabricados resulta en una serie de elementos longitudinales que subrayan el paisaje y debido a su disposición generan pequeños patios o plazas hacia el exterior, de manera que, junto con el programa que estos elementos albergan, el límite del Santuario sea activado con la participación de sus vecinos. La disposición de estos elementos longitudinales, fracturados en planta para lograr estos patios, generan un aspecto ruinoso de manera moderna. Es importante recalcar la intención de que la intervención, aunque toma el ritmo y la monumentalidad propuesta por las construcciones antiguas encontradas en el sitio, no pretende aparentar ser una ruina falsa sino un complemento moderno al Santuario, de manera en que sea evidente que no es parte del pasado del sitio si no de su futuro.

 

Se ha visto a lo largo de la historia de Pachacamac como las tradiciones han evolucionado desde la cultura Lima hasta la cultura Inca, en tiempos de la colonia y hasta nuestros días; cada vez transformándose a las exigencias y necesidades del pueblo en cada época. Para nosotros es importante que el proyecto sea un signo de los tiempos actuales: si en su tiempo la gente peregrinaban hasta Pachacamac por el oráculo, ahora la gente lo hace por conocer su pasado y por los espacios comunitarios y sustentables que su nuevo límite propone, siendo comunidad y sustentabilidad los temas a los que la gente torna en estos tiempos.

 

Este proyecto entiende la esencia del sitio, conformado por estructuras en ruinas y la presencia del desierto, para proponer una serie de intervenciones con elementos sólidos que soportarán el paso del tiempo para así dialogar con la presencia de las ruinas. A estos elementos se les añade una capa de vegetación que a su vez, con el paso del tiempo crecerá y se integrará al sitio.

 

La primera etapa del parque comprende la disposición de las piezas prefabricadas en elementos longitudinales que configuren una secuencia de patios y aberturas hacia el límite urbano del proyecto. Después, a estas piezas se les añadirán elementos programáticos definidos mediante diálogos entre los involucrados en el proyecto. También se plantarán especias pioneras como las Acacias dispuestas a tresbolillo dentro de una estricta red geométrica que responda a los elementos longitudinales. Estas especies prepararán el suelo para la subsecuente integración de una paleta vegetal regional que complete el parque.

 

El parque no se extiende mucho hacia el interior del Santuario buscando así preservarlo lo mejor posible. Además de que al estar compuesto por elementos modulares, si se llegara a descubrir la presencia de algún resto arqueológico inmueble estos módulos pueden ser retirados fácilmente para ser colocados nuevamente en alguna otra ubicación sin cambiar significativamente la composición del parque.

 

Para nosotros es importante con este proyecto no cambiar la morfología del sitio convirtiéndolo en un oasis vegetal dentro de sus alrededores sino preservar la memoria del sitio al mismo tiempo que se introducen elementos contemporáneos que ayuden a integrarlo con sus alrededores.

 

Entendemos el parque como un sistema que pueda ser implementado y modificado fácilmente después de un análisis minucioso de la topografía y los recursos hídricos del sitio, con participación ciudadana para poder identificar las necesidades programáticas puntuales. La participación de los vecinos al Santuario en la parte de planeación es indispensable para una integración y apropiación del sitio que pueda realmente tomar ventaja de un proyecto como éste.

© 2019 by atelier uno

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle